Herramientas y sugerencias para que te mantengas
seguro en línea.

Protegemos tu privacidad automáticamente con seguridad líder en la industria. Hay algunos pasos adicionales que puedes realizar para administrar tu seguridad en línea y elegir el nivel de protección que te sea más conveniente.

Fortalece la seguridad
de tu Cuenta de Google.

Verificación de seguridad

Realiza la Verificación de seguridad

Una forma sencilla de proteger tu Cuenta de Google es realizar la Verificación de seguridad. Esta herramienta detallada te brinda recomendaciones personalizadas y prácticas para ayudarte a fortalecer la seguridad de tu Cuenta de Google.

VERIFICACIÓN EN DOS PASOS

Usa la Verificación en dos pasos para defenderte de los hackers

La Verificación en dos pasos solicita un segundo factor para permitir el ingreso a la cuenta, además del nombre de usuario y la contraseña, lo que ayuda a evitar el acceso de personas no autorizadas. Para quienes estén en riesgo de recibir ataques en línea dirigidos y necesiten mayor protección, creamos el Programa de Protección Avanzada.

Un poco de ayuda con
tus contraseñas.

Usa contraseñas únicas y seguras

Crear una contraseña segura y única para cada cuenta es una de las medidas más importantes que puedes tomar a fin de proteger tu privacidad. Si usas la misma contraseña para acceder a tu Cuenta de Google, perfiles de redes sociales y sitios web de compras, estarás más expuesto a ataques.

Administra todas tus contraseñas

Los administradores de contraseñas, como el que está integrado en tu Cuenta de Google, no solo te ayudan a proteger las contraseñas que usas en sitios y apps, sino que también mantienen un registro de ellas. El Administrador de contraseñas de Google te ayuda a crear, recordar y almacenar todas tus contraseñas para que puedas acceder a tus cuentas de forma fácil y segura.

Revisa tus contraseñas para detectar problemas de seguridad

Verifica la efectividad y seguridad de todas tus contraseñas guardadas con una rápida Revisión de contraseña. Descubre si alguna de tus contraseñas guardadas para sitios o cuentas de terceros estuvieron expuestas, y cámbialas fácilmente si es necesario.

Usa contraseñas únicas y seguras

Crear una contraseña segura y única para cada cuenta es una de las medidas más importantes que puedes tomar a fin de proteger tu privacidad. Si usas la misma contraseña para acceder a tu Cuenta de Google, perfiles de redes sociales y sitios web de compras, estarás más expuesto a ataques.

Administra todas tus contraseñas

Los administradores de contraseñas, como el que está integrado en tu Cuenta de Google, no solo te ayudan a proteger las contraseñas que usas en sitios y apps, sino que también mantienen un registro de ellas. El Administrador de contraseñas de Google te ayuda a crear, recordar y almacenar todas tus contraseñas para que puedas acceder a tus cuentas de forma fácil y segura.

Revisa tus contraseñas para detectar problemas de seguridad

Verifica la efectividad y seguridad de todas tus contraseñas guardadas con una rápida Revisión de contraseña. Descubre si alguna de tus contraseñas guardadas para sitios o cuentas de terceros estuvieron expuestas, y cámbialas fácilmente si es necesario.

Mantén protegidos tus dispositivos.
Navega por la Web de manera segura.
Un teléfono que muestra una notificación que indica que la conexión no es segura
Evita las estafas en línea y
los intentos de suplantación de identidad (phishing)

Conoce las diferentes maneras en las que los estafadores pueden contactarte

Los estafadores pueden aprovecharse de la buena voluntad y disfrazar sus estafas como mensajes legítimos. Además de usar correos electrónicos, los estafadores también utilizan mensajes de texto, llamadas automáticas y sitios web maliciosos para aprovecharse de ti.

Verifica las URL o los vínculos sospechosos

La suplantación de identidad (phishing) es un engaño para que reveles información personal o financiera muy importante, como una contraseña o detalles bancarios. Puede presentarse de muchas formas, por ejemplo, como una página de acceso falsa. Para evitar ser víctima de la suplantación de identidad, nunca hagas clic en vínculos de dudosa procedencia, coloca el cursor sobre el vínculo (o mantén presionado el texto del vínculo en un dispositivo móvil) para confirmar la URL y asegurarte de que el sitio web o la app sean legítimos, y comprueba que la URL comience con "https".

Evita los robos de identidad

En algunas ocasiones, los estafadores se hacen pasar por instituciones legítimas, como una organización sin fines de lucro o agencia gubernamental. Siempre que leas mensajes que provengan de alguien que dice ser una autoridad fidedigna, hazlo con precaución. Si una persona que conoces te envía un correo electrónico, pero el mensaje parece sospechoso, es posible que un hacker haya ingresado a su cuenta. No respondas el mensaje ni hagas clic en ningún vínculo, a menos que confirmes el origen legítimo del correo electrónico. No te dejes engañar por solicitudes urgentes de dinero, historias tristes de personas varadas en otro país o personas a quienes no puedes llamar porque les robaron el teléfono.

Ten cuidado con las estafas por correo electrónico que buscan obtener información personal

Los mensajes de remitentes extraños pueden ser sospechosos, y hasta una simple comunicación de alguien en quien confías, como tu banco, puede tratarse de un intento de robo de identidad. No respondas a mensajes instantáneos, ventanas emergentes ni correos electrónicos de origen sospechoso que te soliciten información personal. Nunca hagas clic en vínculos sospechosos ni ingreses información personal en formularios o encuestas de dudosa procedencia. Si se te solicita que dones dinero a una organización sin fines de lucro, ve directamente al sitio web de la institución en lugar de hacer clic en el vínculo que recibiste.

Revisa bien los archivos antes de descargarlos

Algunos ataques de suplantación de identidad (phishing) sofisticados pueden llevarse a cabo mediante documentos y archivos PDF adjuntos que están infectados. Si recibes un archivo adjunto sospechoso, usa Chrome o Google Drive para abrirlo. Escanearemos el archivo automáticamente, y verás una advertencia si detectamos un virus.

Conoce las diferentes maneras en las que los estafadores pueden contactarte

Los estafadores pueden aprovecharse de la buena voluntad y disfrazar sus estafas como mensajes legítimos. Además de usar correos electrónicos, los estafadores también utilizan mensajes de texto, llamadas automáticas y sitios web maliciosos para aprovecharse de ti.

Verifica las URL o los vínculos sospechosos

La suplantación de identidad (phishing) es un engaño para que reveles información personal o financiera muy importante, como una contraseña o detalles bancarios. Puede presentarse de muchas formas, por ejemplo, como una página de acceso falsa. Para evitar ser víctima de la suplantación de identidad, nunca hagas clic en vínculos de dudosa procedencia, coloca el cursor sobre el vínculo (o mantén presionado el texto del vínculo en un dispositivo móvil) para confirmar la URL y asegurarte de que el sitio web o la app sean legítimos, y comprueba que la URL comience con "https".

Evita los robos de identidad

En algunas ocasiones, los estafadores se hacen pasar por instituciones legítimas, como una organización sin fines de lucro o agencia gubernamental. Siempre que leas mensajes que provengan de alguien que dice ser una autoridad fidedigna, hazlo con precaución. Si una persona que conoces te envía un correo electrónico, pero el mensaje parece sospechoso, es posible que un hacker haya ingresado a su cuenta. No respondas el mensaje ni hagas clic en ningún vínculo, a menos que confirmes el origen legítimo del correo electrónico. No te dejes engañar por solicitudes urgentes de dinero, historias tristes de personas varadas en otro país o personas a quienes no puedes llamar porque les robaron el teléfono.

Ten cuidado con las estafas por correo electrónico que buscan obtener información personal

Los mensajes de remitentes extraños pueden ser sospechosos, y hasta una simple comunicación de alguien en quien confías, como tu banco, puede tratarse de un intento de robo de identidad. No respondas a mensajes instantáneos, ventanas emergentes ni correos electrónicos de origen sospechoso que te soliciten información personal. Nunca hagas clic en vínculos sospechosos ni ingreses información personal en formularios o encuestas de dudosa procedencia. Si se te solicita que dones dinero a una organización sin fines de lucro, ve directamente al sitio web de la institución en lugar de hacer clic en el vínculo que recibiste.

Revisa bien los archivos antes de descargarlos

Algunos ataques de suplantación de identidad (phishing) sofisticados pueden llevarse a cabo mediante documentos y archivos PDF adjuntos que están infectados. Si recibes un archivo adjunto sospechoso, usa Chrome o Google Drive para abrirlo. Escanearemos el archivo automáticamente, y verás una advertencia si detectamos un virus.

Descubre de qué otras formas
te protegemos en línea.